Argentina: La crisis que no fue – Por Ezequiel Barbenza

21

Mirando las portadas de muchos periódicos argentinos del verano pasado leíamos noticias como la aceleración de la inflación, devaluación y caída de las reservas. Pero este verano 2015 está siendo muy diferente.

Según los últimos datos del INDEC y de las consultoras privadas, la inflación sigue desacelerándose. El valor del dólar se mantuvo en valores previsibles. La costa argentina se llenó de turistas. El consumo comenzó a recuperarse.

Por supuesto, existen causas externas que afectan a la economía, en un contexto globalizado y con alta dependencia del comercio exterior. La crisis europea, el manejo de la economía por parte de los EEUU y la política monetaria de la Reserva Federal, la crisis rusa y el decepcionante bajo crecimiento de Brasil afectan directamente a la actividad económica
argentina.

Por otro lado, el mismo efecto negativo en el precio de los commodities influye en una tendencia de formación de precios internos más controlada.

En este contexto, el gobierno toma medidas atacando directamente una de las armas predilectas de quienes quieren perjudicar a nuestra economía: las expectativas.

Economistas refugiados en fórmulas matemáticas y expresiones incompresibles estuvieron predicando a través de los medios de comunicación más leídos, vistos y escuchados un aumento de la
inflación, o la inminencia de una devaluación, buscando provocar en los argentinos actitudes que efectivamente nos llevaran por ese camino.

Pero si a pesar de los anuncios de Pedro, el lobo nunca aparece, tal vez la preocupación de Pedro no pase por proteger a las ovejas.

La caída del precio internacional del petróleo derivó en un acuerdo entre el gobierno y las empresas para reducir 5% el precio del combustible. Del mismo modo, la caída del precio de la soja podría tener impacto en el precio de algunos alimentos elaborados.

En los últimos meses, el gobierno sostuvo y profundizó el programa de acuerdos de precios, a través del lanzamiento “Precios Cuidados 4”, que refleja su éxito y gran aceptación. Asimismo, se promulgó la ley de Regulación de las Relaciones de Producción y Consumo y la nueva Ley de Abastecimiento, que permite la sanción a empresas que abusen de su posición dominante en el mercado.

El cambio de Presidente del Banco Central (BCRA), con un mayor control sobre la fuga de capitales de bancos y empresas, reflejándose en, fue una señal de que las reservas serían protegidas.

Estos controles para proteger las reservas tuvieron dos éxitos contundentes: por un lado, se efectivizó la denuncia sobre el HSBC por el lavado de dinero, y por otro el BCRA ganó 1063 millones de pesos por controlar el tipo de cambio.

Lo mismo demostró la firmeza del gobierno en no doblegarse ante la presión de los fondos buitres, y buscar una salida que beneficie al 100% de los acreedores, pero sin privilegios de unos sobre otros. Finalmente, la activación del Swap con china y el acuerdo con las cerealeras para liquidar 5000 millones de dólares posibilitó que el año 2014 finalice con un aumento del nivel de reservas, para cerrar en u$s 31.433, cuando las predicciones de los economediáticos las ubicaban en torno a los u$s20.000 para fin de año, con un dólar a $18 / $20.

Todas estas medidas, sumadas al empuje al consumo a través del plan Ahora 12 por un monto de 7648 millones de pesos en ventas y otros, permitieron controlar y domar todos los intentos de desestabilización, y el éxito de las mismas se ha reflejado en la desaceleración en las expectativas de inflación.

Se demuestra así que el fortalecimiento de la economía no es un hecho coyuntural, y que aún con aciertos y errores y más allá de todo el camino que queda por recorrer, la consolidación de las políticas económicas en los últimos 12 años permite plantarse con mayor solidez a esta lucha que no es sólo del gobierno, sino de la sociedad argentina que procura seguir mejorando su poder adquisitivo evitando caer en operaciones del poder económico.

*PhD en Economía, docente universitario. ‎Consultor Experto en Dirección de Modelos y Proyecciones en Ministerio de Economía y Finanzas Públicas

También podría gustarte