Recta final en elecciones – Diario Jornada, Bolivia

4

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Los bolivianos hemos ingresado en la recta final para las elecciones sub-nacionales, en las que el próximo domingo se elegirá a Gobernadores, Asambleístas, Alcaldes y Concejales en todos los rincones de nuestro país, en medio de la expectativa ciudadana que ha conocido y participado en los programas y planes de los candidatos y seguramente ya ha adoptado su posición respecto a su preferencia.

Este miércoles se cierran las campañas y también la publicidad, por cuanto a partir del jueves se ingresa en el denominado “silencio electoral”, acompañado por las prohibiciones establecidas en las disposiciones regionales y electorales de venta de bebidas alcohólicas y el funcionamiento de bares y cantinas y lugares públicos desde la medianoche de este jueves.

Por cierto este ha sido un tiempo muy duro y movido, por la intensa campaña destinada, especialmente, a difamar y defenestrar a los contrincantes, ya sea mediante la publicidad en los medios de comunicación, como en la anulación de candidatos y personerías jurídicas que han alarmado a la población, por las connotaciones que pueden afectar a la misma democracia.

De todas maneras, quedan las encuestas efectuadas por empresas autorizadas por el Tribunal Supremo Electoral, que nos han dado una pauta sobre las preferencias electorales las que, supuestamente, pueden tener un 5 por ciento de error, según explican en el contenido de sus explicaciones.

Con esos resultados y porcentajes, sería muy difícil creer que alguno de los candidatos, que es aventajado por más de 10 o más puntos pueda ganar, lo que nos daría a entender que se ha producido alguna manipulación o errada contabilización de los votos, aunque, podemos pensar que las encuestas han tenido defectos tan graves que no reflejen una realidad.

Seguramente existe un buen porcentaje de electores que aún no han decidido su voto. Podemos afirmar que “los dados están echados” y que solamente un control estricto en los recintos electorales y en la contabilización de los resultados en cada mesa electoral, pueden constituirse en una garantía para que no existan problemas que pueden generar quienes se interesen por desvirtuar la voluntad ciudadana y la democracia.

Por cierto que muchas acusaciones y difamaciones que se han vertido en este tiempo deben ser aclaradas, ya que se lamentaría que sean elegidas personas que pueden tener cuentas pendientes con la justicia o con el Estado.

Es hora de ingresar a la reflexión y proponernos que en estas elecciones reafirmaremos la democracia, que es el único camino para profundizar el desarrollo nacional y garantizar las libertades ciudadanas.

JornadaNet

También podría gustarte