Crisis política por casos de corrupción: Gobierno descarta adelantar las elecciones

8

El ministro vocero de Gobierno, Álvaro Elizalde, rechazó la idea de adelantar las elecciones parlamentarias para superar la crisis que enfrenta el sistema político tras los casos Penta, Soquimich y Caval, posibilidad que fue planteada por ex senador y postulante a la presidencia del PS, Camilo Escalona, así como por el ex subsecretario del Interior, Jorge Correa Sutil, y el diputado DC, René Saffirio.

Elizalde reforzó –en el programa ‘Estado Nacional’ de TVN– el rechazo que también hizo el sábado el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien afirmó que “hoy el Congreso tiene toda la legitimidad a partir de la elección del año pasado para seguir avanzando y hacer las reformas que el país demanda, como una educación gratuita y de calidad, donde los trabajadores tengan más derechos. Esos cambios nosotros no los vamos a detener”.

Elizalde explicó que “no es un cuadro que dé para eso, tenemos que actuar con mucha responsabilidad. El Gobierno y el actual Parlamento tienen un mandato claro: llevar adelante las reformas y ese mandato se mantiene intacto. Si alguien cree que el Gobierno va a renunciar al compromiso con sus ciudadanos, se equivoca profundamente”.

“Me sorprende la creatividad que genera este cuadro que de por sí es complejo”, explicó el portavoz de La Moneda, agregando que “eso no obsta que haya una coyuntura que diga que el sistema de financiamiento ha cumplido un ciclo. Sin duda que la legislación que tenemos es insuficiente y que ha habido prácticas irregulares”.

En ese sentido, el secretario de Estado llamó a actuar con “responsabilidad y respeto” en el actual escenario que atraviesa la política nacional.

A los rechazos de la idea se sumó también la ministra de la Presidencia, Ximena Rincón, quien en declaraciones hechas el sábado a Radio Cooperativa dijo que, para adelantar los comicios, se requieren cambios constitucionales, agregando que el solo hecho de plantear una situación así “habla de una muestra de nerviosismo, de desesperación de algunos que me asombra”.

Esta discusión tuvo repercusión en algunos dirigentes de partidos de la coalición de Gobierno, como fue el caso de Escalona, quien advirtió que se debe estar preparados ante un eventual agravamiento de la situación, ya que “si se diera el caso de que se confirmarán los trascendidos y un número elevado de congresistas quedará involucrado, dañándose en forma irremediable la legitimidad del actual Parlamento, habría que abrir paso a una solución institucional recurriendo, como corresponde en democracia, a la decisión de la soberanía popular”.

La también candidata a la presidencia del socialismo chileno, la senadora Isabel Allende, fue otra que se sumó al rechazo, afirmando en su cuenta en Twitter que “no comprendo que dirigentes nacionales del PS y la Nueva Mayoría hablen de anticipar elecciones, implica debilitar reformas, el gobierno y a la Presidenta. ¡Coherencia!”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, el PPD Marco Antonio Núñez, precisó –en declaraciones que recoge La Tercera– que “resulta paradójico que algunos representantes de la vieja Concertación ahora planteen la elección anticipada. Además de inconstitucional es inviable”.

El Mostrador

Adelantar las elecciones se instala en la agenda en medio de crisis de legitimidad de la política

La idea de adelantar las elecciones para salir de la crisis política que afecta al sistema político del país producto de los casos  Penta, Soquimich y Caval se está instalando en la agenda de los partidos, con lo que se busca una solución institucional con anticipar los comicios legislativos.

Uno de los primeros en señalar esta opción fue el ex subsecretario del Interior, el DC Jorge Correa Sutil, quien sostuvo no creer que se haya llegado a una crisis política, pero que había que estar atento porque “existe la posibilidad de que el Congreso, por la vía de una ley, adelante el proceso de elecciones”.

En ese sentido, otro que salió al paso de esta idea es el candidato a la presidencia del PS, Camilo Escalona, quien dijo que “debemos estar preparados ante un eventual agravamiento de la situación, pues si se diera el caso que se confirmarán los trascendidos y un número elevado de congresistas quedará involucrado, dañándose en forma irremediable la legitimidad del actual Parlamento, habría que abrir paso a una solución institucional recurriendo, como corresponde en democracia, a la decisión de la soberanía popular”.

En declaraciones que recoge La Tercera, el ex senador y postulante de la lista “Juntos Somos Más”  expresa que “nos proponemos trabajar por una reforma constitucional que permita que el próximo Parlamento sea electo con facultades constituyentes, para dotarlo de la capacidad de elaborar una Constitución que, nacida en democracia, pueda ser plebiscitada por la nación chilena”.

En tal sentido, Escalona y líder de la tendencia “Nueva Izquierda” del PS incorpora una alternativa de solución para el descrédito que tiene actualmente el Congreso, con legisladores que están siendo investigados por el Ministerio Público a raíz del caso de financiamiento irregular de las campañas políticas.

Dentro de esta opinión también está el actual presidente del socialismo, Osvaldo Andrade, quien precisó que “es una alternativa que vale la pena considerar, sin lugar a dudas. Hoy día no hay que descartar ningún formato, si lo que tenemos es una crisis del sistema político. Hay que explorar todas las alternativas que permitan enfrentar estas cosas”.

Una posición idéntica es la que tiene el timonel del PC, diputado Guillermo Teillier, quien afirmó no tenerle miedo a la posibilidad de adelantar las elecciones, “pero se pierde un tiempo precioso. Con la nueva ley electoral, viene un Parlamento renovado”, añadiendo ser partidario de la realización de una asamblea constituyente.

Por su parte, el líder del Partido Radical, Ernesto Velasco, dijo que “si los tribunales determinan que hay una situación ilícita generalizada, perfectamente se puede adelantar una elección general con una reforma constitucional que lo permita y enfrentar un proceso constituyente con un parlamento legitimado”.

En tanto, en la Democracia Cristiana se mantiene una cierta distancia con esta idea, ya que a juicio el senador y presidente del partido, Ignacio Walker, “eso sería la demostración más clara de una crisis terminal, lo considero impensable”.

A su vez, el presidente del Senado, Patricio Walker, sostuvo que “en un régimen presidencial, la evaluación de la gente se hace en periodo fijos, en el caso de Chile, cada cuatro años. En este sentido, soy partidario que se respete la Constitución”.

El Mostrador

 

También podría gustarte