Ecuador: 1,3 millones de personas salieron de la pobreza en los últimos ocho años

13

La última encuesta de Condiciones de Vida en Ecuador realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Inec) revela que, desde 2006 hasta 2014, los índices de pobreza en el país se redujeron en un 32,6%, es decir que cerca de 1,3 millones de personas dejaron de ser pobres.

La encuesta es la segunda más grande en la temática económica que se puede realizar en el Ecuador, después del Censo y se la hizo entre noviembre de 2013 y octubre de 2014, con una muestra de 28.846 viviendas en todo el país, tanto en el área urbana como rural y esta fue la primera vez que se realizó tomando en cuenta las 24 provincias del país.

Según José Rosero, director ejecutivo del Inec, el propósito de la encuesta fue “medir los diferentes aspectos y dimensiones del bienestar y la calidad de vida de los ecuatorianos”, tomando como aspectos principales, salud, educación, acceso a servicios públicos, vivienda, entre otros.

Esta es la sexta encuesta que se realiza en el país y demuestra que la pobreza extrema por consumo en Ecuador se ubicó en 5,7%, lo que representa una reducción del 55,4% (aproximadamente 900.000 personas) entre 2006 y 2014. Esta reducción es mayor a la registrada entre 1999 y 2006 en donde la pobreza extrema se redujo en 31,6%.

Para el año 2014, en el área rural la pobreza extrema llegó a 13,8% y la urbana a 1,9%.

Las cifras en pobreza por consumo (basada en las políticas de ahorro y desahorro que tienen las familias), en el 2014, llegó a 25,8% a nivel nacional; en el área rural, 47,3%, mientras en la urbana alcanzó el 15,5% en comparación al 38,3%, 61,5% y 24,9% del 2006 respectivamente.

Las principales provincias en las que se redujo la pobreza extrema en los últimos ocho años fueron Guayas (45,1%), Manabí (41,1%), Carchi (40,2%) y Pichincha (38,6%).

Desigualdad de consumo

Según la encuesta, en los casos de desigualdad, entre 2006 y 2014, el coeficiente de GINI de consumo bajó 4,8 puntos, al pasar de 0,455 a 0,408. El coeficiente de GINI es el índice que mide la desigualdad entre la población, en un intervalo de 0 a 1 (el 0 corresponde a la perfecta igualdad).

El periodo 2006-2014 es el primero desde que se tienen encuestas de condiciones de vida en donde se observa una reducción de la desigualdad de consumo medida por GINI. En el periodo inmediatamente anterior 1998-2006, el GINI subió en 1,2 puntos de 0,443 a 0,455.

En el área urbana el coeficiente de GINI bajó entre 2006 y 2014 de 0,43 a 0,39, y en el área rural bajó de 0,397 a 0,353.

Pobreza estructural

Rosero indicó que la pobreza estructural se mide de acuerdo a las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en los ciudadanos.

La pobreza por NBI a nivel nacional se redujo 31,1% entre 2006 y 2014 al pasar de 52% a 35,8%, lo que representa aproximadamente 1,6 millones de personas que salieron de la pobreza por NBI. La reducción de pobreza por NBI alcanzada en el periodo 1998 y 2006 fue de solo 18,7%.

La reducción observada en la pobreza NBI entre 2006-2014 en el sector rural es de 22,2% mientras que en el área urbana es de 35,3%.

Por lo tanto, la reducción de la pobreza estructural complementa lo observado en la pobreza por consumo y hace que los pobres crónicos (definidos como pobres por las medidas de consumo y NBI) se hayan reducido casi a la mitad entre el 2006 y el 2014 a nivel nacional.

El titular de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), Pabel Muñoz, quien también participó en la presentación de los resultados de la encuesta, explicó que este índice de reducción tiene que ver con las políticas implementadas por el Gobierno Nacional.

“Las políticas de gratuidad y de acceso a la educación, sobre todo en los sectores rurales, han permitido que los índices de pobreza disminuyan. El momento en que una familia deja de pagar contribuciones para temas educativos, está llevando eso para mejorar el consumo de su familia”, indicó Muñoz.

El funcionario además destacó el hecho de que los resultados de la encuesta “reflejan la construcción de un modelo de desarrollo distinto, donde se aplican políticas públicas eficientes no solo para disminuir la pobreza, sino también para alcanzar la igualdad y promover la equidad y la justicia social”.

Andes

También podría gustarte