Foros paralelos de la VII Cumbre de las Américas, Panamá 2015: Declaraciones finales del encuentro de rectores, del foro de la juventud, de la Cumbre de los pueblos y los movimientos sociales, y del encuentro de empresarios del continente   

17

MENSAJE DEL PRIMER FORO DE RECTORES A LA VII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

anamá, 10 de abril de 2015.

Agradecemos profundamente la iniciativa del Presidente de Panamá, apoyada entusiastamente por el conjunto de las naciones de las Américas, de convocar por primera vez a un Foro de Rectores con el lema: “Prosperidad y educación: el desafío de la cooperación en las Américas – El rol de las universidades”, realizado en el marco de la VII Cumbre de las Américas. Este encuentro reafirma el especial compromiso de nuestras universidades con el desarrollo de sus pueblos, el que se remonta al origen de nuestras Repúblicas. Consecuentemente, solicitamos que este Foro se mantenga en el espacio de todas las futuras cumbres para fortalecer mecanismos que permitan mutuas colaboraciones y fluidez en la interacción con el Estado, la sociedad civil, la academia y sectores productivos para viabilizar el diseño de políticas públicas.

Nuestro Foro se centró en tres ejes: “Movilidad académica”, “Tecnología e innovación” y “Desarrollo económico sostenible”. En el primero, se ha propuesto crear una Red de Movilidad Académica que se constituya en un instrumento imprescindible de la vida académica. Esta red debe ser asumida por los gobiernos como una prioridad en el proceso de integración de las Américas. Consecuentemente, proponemos que los Presidentes y Jefes de Gobierno de las naciones americanas asuman el compromiso de generar y financiar un plan hemisférico de movilidad para estudiantes de pregrado, estudiantes de postgrado, docentes e investigadores. Nuestra meta ulterior ha de ser el crear un sistema interrelacionado de equivalencias académicas, tal como los que ya se han logrado concordar en otros continentes.

En “Tecnología e innovación”, resulta prioritario disminuir la brecha de apropiación del uso de las tecnologías entre nuestros países y al interior de ellos. Debe propiciarse la conectividad entre universidades, utilizándola como vehículo en la perspectiva de fomentar una amplia y eficiente transferencia tecnológica y una mayor equidad en el acceso a la información.

Respecto a “Desarrollo económico sostenible”, la universidad debe colaborar con el Estado y el sector productivo para el necesario e impostergable avance desde economías limitadas a la explotación de recursos naturales y tareas extractivas hacia economías basadas en el conocimiento. Deben generarse mecanismos efectivos para que el recurso humano de las universidades esté disponible y pueda apoyar la innovación en los sectores público y privado, potenciando la investigación aplicada para contribuir a resolver las necesidades de nuestros pueblos. Las incorporación de nuevas tecnologías, el respeto a los ecosistemas y el desarrollo de energías alternativas han de integrarse armónicamente al conjunto de la sociedad. Deben proponerse mecanismos que propicien el apoyo de las empresas al financiamiento de estas iniciativas. Deben crearse métricas de evaluación para ponderar nuestro propio quehacer universitario tanto por su valor universal, como por su pertinencia a nuestras realidades locales.

Son factores esenciales para el desarrollo el mitigar la inequidad, promover la inclusión, y asegurar la calidad, desde el respeto a la naturaleza multicultural de nuestros pueblos. Deben identificarse caminos para terminar definitivamente con modelos segregadores de educación elitista y reforzar la educación pública, gratuita y de calidad para todos.

Foro de Rectores

 

Declaración de Juventud: IV Foro de Jóvenes de las Américas: Jóvenes socios para la prosperidad

Jueves 9 de Abril de 2015

Ciudad de Panamá, Panamá

INTRODUCCION

Estamos aquí como voceros y en representación de un amplio proceso de participación, en el que más de 5, 000 jóvenes aportaron a la Declaración de Juventud de Panamá adoptada el día de hoy en el IV Foro de Jóvenes de las Américas. Presentamos los aportes resultantes de 39 diálogos nacionales, regionales, hemisféricos y virtuales que organizamos en nuestros países enmarcados en los temas de esta VII Cumbre de las Américas.

Traemos la voz de ellos, así como de los casi 300 jóvenes que nos reunimos en la Ciudad de Panamá los días 8 y 9 de abril de 2015 sobre el lema de la VII Cumbre: Prosperidad con equidad: El desafío de la cooperación en las Américas. En estos dos días en los Grupos de Trabajo abordamos los subtemas:

  • Energía y Medio Ambiente.
  • Seguridad y Migración.
  • Educación.
  • Gobernabilidad Democrática y Participación Ciudadana.

CONCLUSIONES

Reconociendo la importancia de la juventud en cada subtema de la VII Cumbre de las Américas, las y los jóvenes hacemos un llamado a nuestros Gobiernos a que entiendan la transversalidad entre ejes temáticos postulados. Igualmente, deseamos se nos permita, como juventud, tener un rol activo en el proceso de creación de políticas y a la vez se genere un plan de acción realizable que logre llenar las expectativas y superar los retos que nos deparan.

Medio Ambiente y Energía

Los Jóvenes de las Américas consideramos que el cambio climático es el mayor desafío para asegurar la prosperidad con equidad y supervivencia de nuestros pueblos; por lo tanto, exhortamos a los Gobiernos adoptar, ratificar e implementar los acuerdos actuales y futuros bajo la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático), y destinar los recursos necesarios para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero e incrementar la capacidad adaptativa de las comunidades más vulnerables, en especial en el sector salud.

Los gobiernos deben adoptar una agenda de Estado que unifique un criterio energético sostenible respecto a energías renovables. De igual forma, deben estimular la inversión privada con incentivos económicos y promover la participación ciudadana legítima, transparente, equitativa, de concertación y de respeto de los derechos de las poblaciones y del ambiente.

Así mismo, priorizar la creación de reservas ecológicas en cada país para preservar la biodiversidad e implementar una educación ambiental obligatoria con el fin de promover una cultura sustentable como mecanismo de inclusión social que fortalezca la articulación de los sectores gubernamental, privado y ciudadano.

Es vital que nuestros Estados asuman constitucionalmente el derecho al agua y saneamiento como derecho humano inalienable, respetando la vinculación cultural de los pueblos indígenas y campesinos con los recursos naturales.

Migración

Las juventudes de las Américas no percibimos la migración como un problema sino como un derecho. Entendemos que es un asunto multicausal y, por lo tanto, requiere de soluciones integrales. La migración debe atenderse considerando sus particularidades: situaciones de los países de origen, las implicaciones de los países de tránsito y las repercusiones en los países receptores. Se reconoce que la migración se da entre Estados y también al interior de cada uno.

Los jóvenes identificamos como principales causas de migración la falta de oportunidades y bienestar económico en el país de origen, la inseguridad ciudadana e inestabilidad política. Ello trae como consecuencia fundamentalmente problemáticas respecto a la reunificación familiar y el reconocimiento y respeto del derecho del migrante.

A nuestros Jefes de Estados, exigimos la inversión en la educación universal y de calidad para fortalecer el desarrollo humano y la eliminación de los riesgos migratorios. Además, el fomento del emprendimiento, cooperativismo y la asociación con el sector privado para estimular la creación de puestos de trabajo dignos y seguros para las juventudes.

Descentralizar las instituciones públicas para generar bienestar social con equidad. Consideramos que se puede reducir la migración permanente hacia otros países creando mayor empleo. Entendemos que su creación debe ser responsabilidad compartida del sector público y privado. Las nuevas empresas creadas por jóvenes son una fuente importante de empleo y, por lo tanto, abogamos por la generación de oportunidades de financiamiento accesible para la creación de los mismos.

Los Estados tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad ciudadana a su población y a cualquier migrante en tránsito o residente. Combatiendo así, el tráfico ilícito y la trata de personas, en particular de mujeres, niños, niñas y adolescentes. Por ello consideramos prioritario promover una educación respecto a los derechos humanos del migrante.

Pedimos la elaboración de un tratado multilateral en materia migratoria en el cual se establezca las normativas en derechos humanos del migrante y seguridad ciudadana, ajustándose a las condiciones y características de las naciones de las Américas.

Como jóvenes nos comprometemos a elaborar una campaña de concientización y fiscalización continental, por un tiempo de tres años, para la humanización de los movimientos migratorios

Seguridad

Los jóvenes entendemos que uno de los problemas claves de la seguridad ciudadana es la desigualdad social y económica. También la militarización, las guerrillas y las falencias en los sistemas penitenciarios del Hemisferio.

Por ello, exhortamos a que todo el continente americano sea una “zona de paz”, que conlleva fundamentalmente el respeto de la soberanía, el rechazo categórico a cualquiera iniciativa de injerencia en asuntos internos de cada país, como la existencia de bases militares extranjeras. Para ello es necesario fortalecer las instituciones policiales, judiciales y penitenciarias. Además garantizar la autonomía, democracia, transparencia y laicidad de los órganos de seguridad ciudadana que componen los Estados, y asegurar así la credibilidad de las instituciones en sus funciones.

Respecto a los sistemas penitenciarios, los gobiernos deben elaborar políticas públicas integrales hacia su restructuración para garantizar la reinserción social de los reclusos y los derechos humanos de las víctimas.

En el plano de la prevención, potenciar la educación integral que fomente valores humanos y fortalezca las familias en su diversidad a través de programas sociales, culturales, deportivos, desarrollo humano, entre otros. Ello contribuiría a la disminución de la deserción escolar y la desintegración familiar. Al mismo tiempo, debe impulsarse el desarrollo de políticas en materia de emprendimiento social, enfocados en el desarrollo integral de los jóvenes.

Educación

Los jóvenes participantes del IV Foro de Jóvenes de las Américas aspiramos a una educación universal, desde preescolar hasta universitaria, de la más alta calidad, gratuita, multicultural, pluralista e innovadora, que nos prepare para afrontar los desafíos que nos esperan como futuros líderes del hemisferio occidental.

Para concretar nuestra visión, exhortamos a nuestras autoridades a programar la agenda de trabajo post-2015 de acuerdo a las siguientes prioridades:

  1. Participación e incidencia
  2. Implementar espacios de participación continua en la Comisión Interamericana de Educación con la finalidad de presentar propuestas y que los Ministros de Educación establezcan una metodología para asegurar la inclusión de nuestra perspectiva a partir del IV Foro de Jóvenes de las Américas.
  3. Gratuidad de la educación, gestión de recursos y su distribución
  4. Garantizar la gratuidad de la educación preescolar, básica, media y superior como derecho humano fundamental, así como la creación de programas especializados destinados a la alfabetización y educación vocacional como política pública, fortaleciendo la oferta de habilidades y reduciendo las brechas sociales en aras de la construcción de un continente con equidad.
  5. Calidad en la educación
  6. Asegurar modelos pedagógicos que tengan como objetivo el desarrollo de un ser humano integral, portador de un pensamiento crítico y creativo, renovando los procesos de enseñanza-aprendizaje e incluyendo la participación de todos los sectores sociales. Realizar consultas participativas periódicas para el mejoramiento continuo y contextualizado del sistema educativo, y asegurar que las autoridades de gobierno generen planes de acción, monitoreo, evaluación y de ajustes, que garanticen su debido cumplimiento.
  7. Educación pública universal y pluralista
  8. Promover, fortalecer y posicionar universalmente los sistemas educativos públicos y laicos que incluyan a las y los jóvenes en situación de vulnerabilidad[1]; respeto a la diversidad sexual, la interculturalidad, la diversidad de género y reivindicación de las diversas identidades. Además establecer una educación sexual y reproductiva integral.
  9. Investigación, innovación y movilidad académica

Promover la educación, capacitación e implementación de la alfabetización tecnológica y científica para la inclusión social e innovación educativa. Reducir la brecha tecnológica e informática en zonas urbanas y rurales. Fortalecer y vincular a los sistemas educativos, los centros de investigación científica nacionales y regionales, desburocratizando los procesos de movilidad para el intercambio académico en la educación preescolar, básica, media, y universitaria.

  1. Formación y condiciones laborales docentes

Mejorar el ambiente laboral de las comunidades educativas. Facilitar la participación de la familia en procesos de aprendizaje y su vinculación a su entorno cultural. Promover incentivos para la formación docente, continua y de calidad.

Participación Ciudadana

Reconocemos como problemática respecto a este tema los bajos niveles de participación en la definición de políticas públicas de los siguientes sectores de la población: mujeres, indígenas, afrodescendientes, personas con discapacidad, migrantes, jóvenes rurales, LGBTI, entre otros. Modificar esta situación de falta de igualdad y equidad en las oportunidades para la participación ciudadana debe ser el compromiso de los Estados.

Instamos a reconocer y otorgar apoyo a movimientos sociales, voluntariados y organizaciones juveniles, a través de acciones democráticas entre los distintos grupos sociales y los Estados, con la finalidad de fortalecer la gestión de todos los niveles de gobierno a través del apoyo mutuo, mayores presupuestos y autonomía en su accionar.

Proponemos cuotas electorales juveniles que aseguren nuestra participación e incidencia, institucionalizar mecanismos de debate permanente, TICs sociales, consultas vinculantes y la participación en el ciclo de las políticas públicas. Además evaluar aquellos que existan para reformarlos hacia el futuro, brindando adicionalmente educación ciudadana sobre liderazgo, participación pública, gestión y control político y social.

Gobernabilidad

Los jóvenes de las Américas reconocemos como primordial, el ejercicio perdurable de la gobernabilidad democrática, en base al modelo democrático elegido y exigimos que se reconozca y se garantice todos los derechos humanos para todas y todos, en el marco del respeto a la soberanía plena de los Estados sin condicionamiento, ni injerencia alguna.

Exhortamos a los Estados a fortalecer y perfeccionar sus instituciones y sistemas jurídicos vigentes, tanto en instancias nacionales como internacionales.

Motivados por estos propósitos, solicitamos la implementación de una post agenda en seguimiento de los debates y compromisos acordados en este IV Foro de Jóvenes de las Américas, adaptado a la realidad de cada país, sugiriendo estrategias preventivas contra la corrupción, en pos de la transparencia programática, concientización y empoderamiento ciudadano.

Además, proponemos la medición del impacto real y fiscalización de los compromisos adoptados, con el fin de que sean verdaderamente sostenibles en la voz de las juventudes de las Américas.

[1] Jóvenes indígenas, afrodescendientes, de pueblos originarios, con discapacidad, neurodiversos, LGBTI, movilidad humana y con enfermedades raras y catastróficas.

Cumbre de las Américas

 

Declaración final de la Cumbre de los Pueblos, Sindical y de los Movimientos Sociales de Nuestra América

Nosotros, los Pueblos de Nuestra América, convocados en la Cumbre de los Pueblos, Sindical y de los Movimientos Sociales reunidos en la Universidad de Panamá entre los días 9, 10 y 11 de 2015, con más de 3,500 delegados/as representando a centenares de nuestras organizaciones obreras, sindicales, campesinas, pueblos originarios, estudiantiles, de mujeres, sociales y del movimiento popular.

En el marco de un debate unitario, fraterno y solidario, los participantes en conferencias y en las 15 mesas de trabajo de la Cumbre de Los Pueblos

DECLARAMOS:

Nosotros, los Pueblos de Nuestra América, expresamos nuestro firme respaldo a la proclamación de América Latina y el Caribe como zona de paz y libre de colonialismo, tal como fue acordado por unanimidad por todos los Gobiernos de Nuestra América en enero de 2014 por la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En tal sentido, rechazamos el acoso militar, agresiones y amenazas de toda índole que despliega Estados Unidos y sus aliados estratégicos contra nuestra región a través de bases militares, sitios de operaciones e instalaciones similares, que sólo en los últimos 4 años han pasado de 21 a 76 en Nuestra América, 12 de ellas en Panamá y exigimos la derogación del pacto de neutralidad, que permite la intervención militar norteamericana a la República de Panamá.

Iraq, Afganistán, Somalia, Palestina, Mali, República Centroafricana, Siria, Ucrania, Nigeria, Pakistán, Congo, Mauritania, Libia y Yemen son sólo algunas de las más recientes intervenciones militares norteamericanas con su secuela de muerte y desolación. No queremos dicha situación en Nuestra América.

Así, apoyamos las declaraciones de la Secretaría General de UNASUR que solicita la exclusión de todas las bases militares en nuestra Región de Paz y la afirmación de que ningún país tiene derecho a juzgar la conducta de otro ni muchísimo menos a imponerle sanciones o castigos por cuenta propia.

Nosotros, los Pueblos de América, respaldamos al pueblo cubano y su Revolución, saludamos el regreso a casa de los cinco héroes cubanos, producto de la solidaridad internacional y de la lucha incansable de su pueblo. Exigimos, junto con todos los pueblos del mundo, el levantamiento inmediato e incondicional del bloqueo genocida contra la República de Cuba por parte del Gobierno de los Estados Unidos y el cierre inmediato de la base militar de Guantánamo, sin más condición que la del respeto a las leyes internacionales y a la Carta de las Naciones Unidas.

Nosotros, los Pueblos de América, expresamos, nuestro apoyo incondicional e irrestricto a la Revolución Bolivariana y al gobierno legítimo encabezado por el compañero Nicolás Maduro.

Por tanto rechazamos la injusta, injerencista e inmoral Orden Ejecutiva del Gobierno de los Estados Unidos que ha pretendido señalar a la República Bolivariana de Venezuela como una amenaza a su seguridad nacional y que ya ha merecido el rechazo unánime de todos los países de Nuestra América.

Nosotros, los Pueblos de América, reafirmamos que Puerto Rico es una Nación Latinoamericana y Caribeña, con su propia e inconfundible identidad e historia, cuyos derechos a la independencia y la soberanía son violados por una tutela colonial impuesta hace más de un siglo de forma arbitraria por parte del imperialismo norteamericano, por esa lucha histórica por lograr la soberanía y autodeterminación de Puerto Rico, muchos y entre ellos purgan cárceles como Oscar López Rivera, del cual exigimos su inmediata libertad.

Nosotros, los Pueblos de América, reiteramos nuestro apoyo solidario y esperanzado a los Diálogos por la Paz en Colombia, que se realizan entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, solicitamos la apertura de una mesa similar con el ELN con el fin de transitar en la construcción de un proceso de paz firme y duradera con justicia social. Saludamos las gestiones realizadas por distintos gobiernos para facilitar el éxito de este proceso.

Nosotros, los Pueblos de América, reiteramos nuestro apoyo permanente e incondicional a la República Argentina en sus gestiones para la recuperación de las Islas Malvinas, así mismo, nuestro respaldo al Estado Plurinacional de Bolivia en su justa y postergada aspiración de una salida propia al Mar. Reclamamos el inmediato retiro de las tropas de ocupación en Haití, acción que permitirá su autodeterminación. Exigimos al gobierno de México la presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos forzosamente en Ayotzinapa.

Nosotros, los Pueblos de América, manifestamos la necesidad imperiosa de la construcción y profundización de una sociedad nueva, con justicia social y con equidad de género, con la participación activa de los jóvenes y de los diferentes actores sociales, con la solidaridad como un principio fundamental para el desarrollo integral y soberano de nuestros pueblos. Hoy existen en Nuestra América algunas lacayos del imperialismo que intentan sostener e imponer al modelo neoliberal como la solución a los problemas y necesidades de nuestros pueblos, modelo que ha demostrado ser el más eficaz instrumento para profundizar la pobreza, la miseria, la desigualdad, la exclusión y la más injusta distribución de la riqueza que se conoce.

Ante esta situación manifestamos y convocamos a luchar y defender nuestros recursos naturales, la biodiversidad, la soberanía alimentaria, nuestros bienes comunes, la madre tierra y la defensa de los derechos ancestrales de los pueblos originarios y las conquistas y derechos sociales. La lucha por el empleo, el trabajo y salario digno, la seguridad social, las pensiones, la negociación colectiva, la sindicalización, el derecho de huelga, la libertad sindical, salud ocupacional, los derechos económicos y sociales, el respeto a los migrantes y afro descendientes, la erradicación del trabajo infantil y esclavo, justicia con equidad de género.

Todo esto es y será posible si trabajamos en unidad y con el objetivo de construir correlación de fuerzas que permita sustituir del poder al bloque dominante por uno social y político que defienda los intereses de nuestros pueblos.

A 10 años de la derrota del ALCA reafirmamos nuestra lucha contra las nuevas formas de tratados de libre comercio TLC, TPC, TISA, la Alianza del Pacífico. Así también seguimos sosteniendo que la deuda externa de nuestros países es incobrable e impagable por ilegítima e inmoral.

Nosotros, los Pueblos de América, saludamos los procesos de integración que priman la autodeterminación y la soberanía de nuestros pueblos, procesos como ALBA y la CELAC, procesos que han fortalecido la unidad latinoamericana. Creemos necesario complementar estos procesos con la participación de organizaciones sociales, sindicales, populares, para fomentar aún más una integración desde y para los pueblos.

Dado los días 9,10 y 11 de Abril de 2015

Universidad de Panamá, Ciudad de Panamá

Prensa Rural

 

Declaración Conjunta referente al Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la Organización Mundial de Comercio para La Cumbre de las Américas

Los países de Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana, emiten la siguiente declaración sobre la importancia de la facilitación del comercio y la entrada en vigor del Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de  la Organización Mundial del Comercio (OMC) para aumentar la prosperidad y equidad en las Américas.

La conclusión de las negociaciones del Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC en la Novena Conferencia Ministerial de la OMC en Bali, Indonesia, en diciembre de 2013, fue un hito importante que beneficiará a todos los Miembros de la OMC, incluyendo a los del Hemisferio Occidental.  El Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC establece la ruta para reformar profundamente las prácticas aduaneras globales, reducir substancialmente los costos y el tiempo asociados con las mercancías que cruzan las fronteras, incluyendo las mercancías en tránsito, promover la cooperación y los procedimientos fronterizos automatizados, y mejorar la transparencia y previsibilidad del comercio y de los negocios.  Con la creciente prevalencia de las cadenas de suministros globales y regionales, la facilitación del comercio eficaz y predecible es un ingrediente esencial para lograr que dichas cadenas de suministro funcionen en todos los países, especialmente los países en vías de desarrollo.  La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), por ejemplo, estima que la plena aplicación del Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC puede reducir los costos del comercio hasta en un 14.1 por ciento para los países de bajos ingresos, el 15.1 por ciento para los países de ingresos medios bajos, y el 12.9 por ciento para los países de renta media alta.

Nosotros — los respectivos países que conjuntamente emitimos esta declaración—concedemos gran importancia al Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC y consideramos su entrada en vigor esencial para mejorar la competitividad de las Américas en el mercado mundial.  Con motivo de la Cumbre de las Américas 2015, celebrada en la Ciudad de Panamá, Panamá, y en apoyo al tema de la Cumbre “Prosperidad con Equidad”, anunciamos nuestra intención de notificar a la OMC de cada una de nuestras aceptaciones del Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC,  tan pronto como sea posible, idealmente antes de la Décima Conferencia Ministerial de la OMC a celebrarse en diciembre de 2015, en el marco de nuestros procedimientos nacionales, e instamos a otros países, sobre todo en el Hemisferio, a hacer lo mismo tan pronto como sea posible para que el Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC entre en vigor.  La aceptación temprana del Acuerdo Sobre la Facilitación del Comercio de la OMC por los países del Hemisferio señalará su compromiso y liderazgo en materia de facilitación del comercio.

Cumbre de las Américas

También podría gustarte