Puerto Rico: crecen desacuerdos entre el Parlamento y el Ejecutivo por la reforma impositiva

23

A dos meses de que el gobernador, Alejandro García Padilla, radicara su proyecto de reforma contributiva, ni en la Cámara ni en el Senado están los votos para aprobar ninguna de las propuestas que han surgido en las últimas semanas y no se sabe aún para cuándo irá el proyecto a votación.

La delegación del Partido Popular Democrático (PPD) en la Cámara escuchó ayer a puerta cerrada las enmiendas propuestas por el presidente cameral, Jaime Perelló y el presidente de la Comisión de Hacienda, Rafael Hernández Montañez. Luego del caucus, ni Hernández Montañez ni el portavoz de la mayoría, Charlie Hernández, pudieron garantizar que haya los votos para favorecer la propuesta de un Impuesto de Valor Añadido (IVA) de 14% en unos renglones y 10% en otros. Según dijeron, ahora los representantes evaluarán el proyecto presentado antes de determinar si lo favorecen o no.

Mientras, en el Senado, los populares también se reunieron a puerta cerrada y lo único que pudieron acordar fue no hablar más del tema hasta que se produzca un proyecto aprobado por la Cámara. Durante el caucus senatorial, la propuesta del presidente, Eduardo Bhatia de un IVA de 11% no recibió el aval de la delegación.

Tras el caucus, Bhatia anunció que no continuará discutiendo públicamente las propuestas hasta que la Cámara consiga los 26 votos necesarios para aprobar la medida.

Según dijo, desde que el gobernador radicó el proyecto en febrero, se han discutido públicamente 14 versiones distintas de reforma contributiva.

“Lo que queremos es evitar que el pueblo se confunda. No queremos llevar al pueblo a una mayor confusión o que se piense que hay tirantez porque no la hay. La preocupación de algunos senadores es que este cambio y esta transformación pueda desacelerar la economía puertorriqueña y queremos esperar a ver el conjunto de las propuestas de la Cámara para ver si esa preocupación perdura”, dijo Bhatia.

Cuando se le preguntó sobre su propuesta de un IVA de 11%, dijo que no fue una propuesta sino un “ejercicio de trabajo” junto a la Comisión de Hacienda. Se ha sabido que este “ejercicio” no contó con el aval de la delegación popular en el Senado. Aseguró que esto no fue discutido en el caucus de ayer.

“Más que una propuesta es un ejercicio junto a Nadal. No entramos en detalles. Queríamos aclarar que el proceso que estamos llevando es un proceso vivo, dinámico, que lo estamos llevando a cabo y es importante que sigamos”, dijo Bhatia. “Hay otros compañeros con ejercicios similares y lo que queremos es que, sea la cifra que sea, se logre actividad económica a la vez que deje los recaudos”.

Bhatia reconoció la urgencia de aprobar un proyecto de reforma contributiva, sobre todo porque el gobierno corre contra el reloj para la aprobación también de un nuevo presupuesto. Dijo, sin embargo, que el asunto está ahora en manos de la Cámara que, según dicta la Constitución, tiene que aprobar los asuntos de recaudos primero.

“Lo repito con el mayor cariño a los compañeros de la Cámara de Representantes. Todo depende de cuánto tiempo demore la Cámara en tener un proyecto de consenso. Ellos han hecho un trabajo muy diligente, se han dedicado a escuchar muchos grupos, igual que aquí”, dijo Bhatia. “Estamos listos, pero cuánto tiempo será depende de en cuánto tiempo ellos tomen su decisión. Para la próxima semana queremos tener algo listo, pero depende de cuándo ellos (la Cámara) tomen su decisión”.

El portavoz de la delegación popular en la Cámara dijo, por su parte, que durante el caucus popular en este cuerpo los representantes buscaron saber si las enmiendas propuestas incluyen sus preocupaciones.

“Hubo consenso en que el documento que se está trabajando se tiene que distribuir entre los compañeros para que en blanco y negro tengan acceso a la versión más reciente porque los compañeros quieren saber exactamente cómo quedaron sus propuestas”, dijo Hernández al indicar que una de las preocupaciones fue si se incluyó el impuesto a los servicios de salud.

La propuesta de la Cámara excluye el impuesto a los servicios de salud y, según dijeron ayer, mantiene la eliminación del pago de planillas a los que ganen $40 mil o menos por individuo o $80 mil por pareja.

Al menos tres representantes populares -Luis Vega Ramos, Luis Raúl Torres y Manuel Natal– habían dejado saber que no respaldarían el proyecto a menos que se atendieran unas medidas que ellos favorecen y que, entre otras cosas, imponen gravámenes adicionales a las megatiendas. Tanto Hernández Montañez como Hernández, aseguraron ayer que esto está atendido en la propuesta cameral.

“A los compañeros que habían presentado alternativas se les dio la evaluación correspondiente. Se han evaluado muchas de las ideas que estaban incorporadas en la versión y las proyecciones”, dijo Hernández. “Ellos, igual que los demás, dijeron que ahora quieren ver el documento para darle una evaluación”.

Hernández Montañez, por su parte, dijo que estos legisladores quieren ver sus propuestas plasmadas en el documento.

Ni en la Cámara ni el Senado precisaron para cuándo se podrá atender este proyecto.

“El número no puede ser al azar”

Por otra parte, el gobernador Alejandro García Padilla, dijo que la tasa del IVA no puede ser aprobada al azar porque se afectarían servicios a la ciudadanía, como por ejemplo, los del plan de salud del gobierno.

García Padilla indicó, a preguntas de EL VOCERO, que “se necesita aprobar pronto una reforma contributiva que dé los chavos, la cantidad de dinero que se necesita para operar y dar los servicios”.

“A la hora de establecer un número (tasa del IVA), el número no puede ser al azar, tiene que ser el número que permite que la gente tenga los alivios contributivos y pagar las obligaciones y servicios”, sentenció.

Sobre el borrador del proyecto de reforma contributiva de la Cámara de Representantes, que propone un 14% de IVA con tasas intermedias de 10%, García Padilla dijo que “hay que verlo como un todo”.

“Lo más importante de esta transformación contributiva son los alivios contributivos a la gente; que a todo el mundo se le reduzcan las contribuciones y que a la mayoría de los puertorriqueños se les elimine las contribuciones”, sostuvo.

“La inmensa mayoría de los policías que están aquí gana menos $40,000 siendo solteros y menos de $80,000 siendo casados. Con la propuesta que nosotros hicimos ninguno pagaría contribución sobre ingresos. Eso quiere decir que lo que le descuentan del cheque ahora se queda en su cheque y ve un aumento en su salario”, manifestó.

“Además, muchos de ellos y ellas (los policías) están por debajo de los $35,000 anuales, eso quiere decir que además de dejar de pagar contribuciones le devolveríamos el equivalente a la mitad de lo que gasten en impuesto de ventas. Hoy pagan contribuciones y pagan IVU (Impuesto sobre Ventas y Uso) y nos les devuelven nada”, añadió el gobernador.

El mandatario agregó que “el diálogo continúa abierto y en ningún momento se ha interrumpido” con las cámaras legislativas, luego que el viernes protagonizó una disputa con el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, al catalogar su propuesta de un IVA de 11% como “un IVU con esteroides”.

García Padilla suspendió la reunión semanal que hace los lunes con el liderato legislativo para dar espacio a que los representantes y senadores discutan las enmiendas a la reforma contributiva.

El primer ejecutivo hizo las expresiones ayer, en rueda de prensa, luego de entregar 100 motocicletas y un avión nuevo a la Policía de Puerto Rico en el hangar de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) en San Juan.

El vocero

También podría gustarte