Argentina: la Justicia interviene el Partido Justicialista y sus miembros lo califican como un “fallo político”

22

La conducción del PJ apeló la intervención, a la que calificó de “un fallo político”

La conducción del Partido Justicialista (PJ) que preside José Luis Gioja apeló hoy por la mañana la intervención que ayer decidió la jueza María Romilda Servini, a la que calificó como “un fallo político”.

“Hemos presentado la apelación, y la hemos pedido con efecto suspensivo para que automáticamente cese esta intervención hasta la resolución de fondo”, declaró la apoderada del PJ, Patricia García Blanco.

“No hay fundamento jurídico para esta intervención”, consideró y apuntó que “no hay ninguna cuestión administrativa para intervenir el partido. Es un fallo político. El partido está normalizado, tiene sus autoridades elegidas desde 2016 a 2020 y están firmes por la misma jueza”.

“La instancia revisora la tiene la Cámara, eventualmente la Corte. No descartamos ir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la violación del tratado de derechos políticos y sociales, y sería la primera vez que un partido político recurre a ese tribunal por sus derechos”, dijo el abogado del partido, Eduardo López.

“El fallo no tiene ningún tipo de fundamento jurídico. Se basa en que perdimos tres elecciones, que es cierto pero no es materia judiciable. Otro (punto del fallo), es que estamos peleados, que hay corrientes internas”, criticó el abogado López.

También estimó que la medida fue “un fallo prácticamente a medida de los peticionantes”.

Ayer, Servini ordenó la intervención del PJ y puso a cargo al líder del gremio gastronómico, Luis Barrionuevo.

InfoNews


Todo lo que hay que saber sobre la intervención del PJ

La Justicia decidió este martes la intervención del Partido Justicialista (PJ) al considerar que transita un estado de “vaciamiento partidario”, informaron hoy fuentes judiciales. Fue la jueza federal con funciones electorales, María Servini de Cubría, quien resolvió intervenir el partido, hasta el momento presidido por el diputado nacional José Luis Gioja, y dejarlo en manos de Luis Barrionuevo, un sindicalista de larga trayectoria en el país y de buena relación con el presidente, Mauricio Macri.

El pedido de intervención fue realizado por un grupo de sindicalistas alineados con Barrionuevo: el secretario general de Estaciones de Servicio y miembro del triunvirato de la CGT, Carlos Acuña; el del Sindicato de Obreros de la Maestranza (SOM), Oscar Guillermo Rojas; y del Sindicato Obrero de la Industria del Vestido (Soiva), Horacio Alberto Valdéz. En su fallo, la magistrada planteó la situación generada en 2017 cuando integrantes de la conducción del PJ se postularon como candidatos por Unidad Ciudadana, como el kirchnerista Daniel Scioli.

Tras conocerse la medida judicial, militantes peronistas y el propio Gioja ocuparon durante una diez horas en la sede del Partido Justicialista, en el barrio de Balvanera, de Buenos Aires, hasta que fue rodeada por decenas de policías. “Así como en Brasil se proscribe al primer candidato, acá intentarán proscribir al principal partido opositor”, aseguró Gioja en referencia a la situación judicial del ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, que se postula para ocupar nuevamente la primera magistratura pero que fue detenido el sábado al ser condenado judicialmente en un caso de corrupción.

Gioja, inclusive, responsabilizó a Macri por la intervención judicial. Además, anunció que apelará este miércoles la decisión de la Justicia. Tras eso, dejó el edificio partidario. Barrionuevo, por su parte, se había presentado durante la tarde en la sede del PJ y aseguró a la prensa que Gioja estaba encerrado en su oficina: “Se encerró en su oficina y no queremos violentar nada. Que lo desaloje la Justicia”. “Están encaprichados y quieren apelar. Que lo hagan cuando quieran, pero el interventor, según la Justicia, soy yo”, agregó el sindicalista, quien recordó que el fallo a favor de la intervención se produjo porque “el PJ estaba en acefalía”.

Para Servini de Cubría, el PJ se encontraba en una “suerte de vaciamiento partidario, provocado por quienes dicen ser peronistas al solo efecto de obtener una ventaja electoral”. “Se ve perfectamente plasmado en la actitud de aquellos que utilizando el ‘sello’ de la agrupación y el apellido de quien fuera su fundador, emigran a otras agrupaciones políticas para apoyar candidaturas que no son sostenidas por el PJ”, opinó la jueza.

En su fallo, publicado en el Centro de Información Judicial (CIJ), Servini de Cubría hizo referencia a que en las últimas elecciones nacionales de medio término el PJ fue dividido detrás de las candidaturas legislativas de varios postulantes, uno de ellos la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner, que rompió con el partido y fundó su agrupación opositora Unidad Ciudadana, con la que logró un asiento en el Parlamento.

“Reconocidos dirigentes partidarios apoyaron candidaturas de partidos o frentes políticos de los que el Justicialismo no formó parte o directamente se han postulado como candidatos de esas agrupaciones que compitieron en el último proceso electoral contra el partido fundado por el general Juan Domingo Perón”, planteó la jueza.

Servini de Cubría advirtió que la última reunión del peronismo que realizó el Congreso fue en febrero de 2016, lo que demuestra una “situación de crisis partidaria”. “Esta inacción resulta inexplicable frente a la cantidad de cuestiones que deben resolverse para lograr posicionar al partido de la mejor manera posible frente a los próximos comicios del año 2019”, cuando se elegirá un nuevo presidente, evaluó la jueza.

Barrionuevo es el histórico jefe del sindicato que representa a los trabajadores del turismo, hoteleros y gastronómicos y en 2015, durante la campaña electoral, apoyó la candidatura de Macri por sobre el candidato peronista, Daniel Scioli. Barrionuevo fue diputado y senador nacional por el peronismo de Catamarca y actualmente lidera la disidente agrupación Azul y Blanca de la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal central obrera de Argentina.

La organización peronista La Cámpora, por su parte, sostuvo que la intervención al PJ forma parte de un “intento de proscripción” impulsado por el Gobierno de Cambiemos. “Manifestamos nuestro más profundo rechazo a este nuevo intento del Gobierno de Mauricio Macri por condicionar las voces opositoras, utilizando una vez más al ariete Judicial como herramienta proscriptiva”, señaló la organización de jóvenes del kirchnerismo.

En un comunicado difundido a través de su página oficial, La Cámpora remarcó que la medida dispuesta por Servini de Cubria es “arbitraria y carece de todo sustento legal”. Por ese motivo hicieron “un llamado al conjunto de las organizaciones políticas y de la sociedad civil para enfrentar esta nueva provocación de quienes solamente están interesados en enfrentar a los argentinos y repetir los peores errores de la historia política de nuestro país”.

Perfil


Los cinco insólitos argumentos de Servini de Cubria para intervenir el PJ

La jueza federal María Romilda Servini de Cubria declaró la intervención del Partido Justicialista con una serie de argumentos insólitos, de índole estrictamente política, como las derrotas electorales o el “fracaso” de perder ante María Eugenia Vidal en 2015.

Dentro de su presentación se destaca que “los adversos resultados electorales obtenidos en los dos últimos procesos electorales (elecciones nacionales de los años 2015 y 2017), han profundizado la división interna que venía gestándose con antelación”.

Servini de Cubria prosigue diciendo que “la derrota en los comicios presidenciales como así también el fracaso en el acto electoral para elegir gobernador en el distrito más grande del país, han provocado una crisis en la conducción partidaria difícil de superar”.

La jueza federal manifiesta su preocupación por la situación del partido al expresar que las divisiones internas “ha creado una situación crítica insostenible que de permanecer en el tiempo, podría afectar la propia existencia del partido”.

La magistrada resalta que “en los últimos comicios nacionales y provinciales del año 2017, reconocidos dirigentes partidarios apoyaron candidaturas de partidos o frentes políticos de los que el Justicialismo no formó parte o directamente se han postulado como candidatos de esas agrupaciones que compitieron en el último proceso electoral contra el partido fundado por el General Perón”.

En tal sentido remarca que “Se ha producido en los hechos una traumática escisión por el accionar de quienes aun siendo autoridades partidarias abandonaron la agrupación a su suerte, para formar nuevas estructuras que compitieron contra el Partido Justicialista, con la sola esperanza de obtener alguna ventaja electoral”.

Para Servini de Cubria la justicia ya había advertido al PJ pero el partido desoyó esos avisos. Según la jueza la intervención es necesaria porque “cuando la dirigencia política se aleja de las personas y transita por senderos separados a los que recorre la ciudadanía, el mandato otorgado por el pueblo se ve traicionado en su origen, al quebrantarse la misión fundamental de la acción política”.

Sobre el final Servini de Cubria indica que “es necesario recordar lo manifestado por el General Juan Domingo Perón, al expresar que “El peronismo anhela la unidad nacional y no la lucha”. En consecuencia, resulta razonable acoger la solicitud de Intervención Judicial, a fin de plasmar en la vida partidaria, aquella máxima que nos impone “organizar republicanamente los partidos para organizar republicanamente la Nación”.

Info Cielo

También podría gustarte