Bukele asumió como presidente de El Salvador sin propuestas concretas y advirtiendo medidas “amargas”

Nayib Bukele asume el poder y advierte necesidad de medidas “amargas”

Nayib Bukele tomó posesión ayer de su cargo como presidente de la República frente al emblemático Palacio Nacional, en la plaza Cívica Gerardo Barrios, consciente de que recibe un país con graves problemas sociales, económicos y de seguridad, pero de los cuales no enunció ningún mecanismo de cómo planea resolverlos.

Brindó un discurso menos confrontativo en comparación con sus intervenciones como presidente electo, pero sin dar a conocer qué medidas tomará para cumplir durante su quinquenio con lo ofrecido en su plan de gobierno llamado “Plan Cuscatlán”. Sus palabras concretas fueron que la solución no será fácil.

“Nuestro país es como un niño enfermo, nos toca ahora a todos cuidarnos, tomar un poco de medicina amarga, sufrir todos, tener un poco de dolor y sacar adelante a nuestro niño que es nuestro país El Salvador. Sí habrán momentos difíciles, pero espero que me acompañen a tomar esas decisiones con valentía”, recalcó el presidente Bukele ante un público que lo ovacionaba sin cesar. Decenas de personas llegaron de madrugada a la plaza Cívica para escucharlo.

Al terminar su discurso el FMLN le respondió en un comunicado oficial que Bukele debe aclarar a qué se refiere con “medicina amarga. Ese lenguaje neoliberal suele asociarse a medidas como elevación de impuestos, despidos masivos, retrocesos en los programas y conquistas sociales, y en definitiva deterioro de la calidad de vida de la población”.

Para el FMLN, Bukele olvidó mencionar los grandes temas de país y cómo los resolverá, entre ellos, la no privatización del agua, la reforma de pensiones y la seguridad ciudadana. “Fue un discurso superficial dirigido a sus seguidores ignorando la diversidad política y social de nuestro país”, reza parte del comunicado del FMLN.

Contrario a la posición del partido de izquierda; ARENA informó en su comunicado que “le extiende la mano al presidente Bukele para que pueda hacer un gobierno correcto apegado a nuestras leyes e institucionalidad. ARENA espera que este nuevo gobierno no cometa los errores del anterior y deje la prepotencia”, explicó la dirigencia arenera.

“Este día se cierra una de las más tristes épocas para el país, se termina una década de errores que causaron mucho sufrimiento para la población y que será recordada por los excesos de sus funcionarios, su negligencia, su ineptitud, por los miles de homicidios, por los hospitales y escuelas colapsadas y por el retroceso en general de todos los índices que miden el progreso de un país”, reiteró ARENA.

Nutrida asistencia

Cientos de personas llegaron desde distintos puntos y departamentos del país desde la madrugada a reservar un espacio en la Plaza Cívica y poder estar en primera línea para presenciar la toma de posesión.

Una vez que el diputado Mario Marroquín de ARENA pasó lista a los diputados inició el evento con 83 diputados presentes y la ausencia del sub jefe de fracción del FMLN, el diputado Jorge Schafik Hándal, quien se incorporó posteriormente al pleno.

El acto de toma de posesión inició minutos después de las nueve de la mañana. La juramentación del presidente de la República necesita de al menos la presencia de 43 diputados de la Asamblea, según lo dicta la Constitución de la República.

Arzobispo Escobar Alas pide unidad

El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, bendijo el nombramiento del nuevo presidente y oró porque Dios “le conceda a él y a su gabinete de gobierno que su santo espíritu ilumine sus mentes y mueve sus voluntades para que puedan tomar las mejores decisiones en beneficio de este pueblo”, reflexionó.

El Arzobispo pidió al nuevo gobierno erradicar la “inequidad existente, la exclusión social y la impunidad”. Además, instó a los tres poderes del Estado a unirse “para que todos juntos con tu ayuda podamos superar el gravísimo flagelo de la violencia fratricida que nos está aniquilando poco a poco”, agregó.

Minutos después, el presidente saliente Salvador Sánchez Cerén se quitó la banda presidencial tras haber gobernado 5 años de los 10 años que el FMLN tuvo el Ejecutivo, se la entregó al presidente de la Asamblea, Norman Quijano, de ARENA, quien procedió a hacer la investidura oficial del presidente Bukele.

Discurso con simbolismo

Una vez juramentado, el nuevo presidente de la República inició su discurso impregnado de mucho simbolismo y con ausencia de anuncios oficiales concretos, al punto que al finalizar sus declaraciones hizo jurar a mano alzada a los asistentes al acto que “defenderán lo conquistado el 3 de febrero”, que “cambiarán el país contra todo obstáculo, contra todo muro, contra todo individuo” y que “nadie se interpondrá entre Dios y su pueblo para cambiar a El Salvador”.

Elogió la laboriosidad de los salvadoreños, de quienes dijo que horas después del fuerte temblor de hace unos días en la madrugada salió a las calles a trabajar como si nada; que cumplió su promesa de que los salvadoreños serían los invitados especiales a su toma de posesión al hacer el traspaso de mando en la Plaza Cívica.

“El Salvador como lo conocemos es un país que ha sufrido mucho, es un país que nos ha tocado reconstruir, ha enfrentado terremotos, ha enfrentado gobiernos corruptos, ha enfrentado tragedias y, sin embargo, hemos salido adelante, a pesar de todo eso estamos aquí”, sostuvo.

Reconoció que algunos dirán que cómo hará posible lo que gobiernos anteriores han prometido y no cumplieron, de que habría “prosperidad” de que combatirían la “inseguridad”, de que tendrían “vivienda digna, agua potable, hospitales con medicinas ¿cuántas veces hemos escuchado eso antes y siempre ha sido una mentira, siempre han sido promesas rotas”, explicó Bukele.

La diferencia, dijo, es que esta vez el cambio no vendrá del presidente de la República, ni de un político, sino de “cada uno de nosotros”, haciendo lo “que nos corresponde”, acotó.

“Tenemos sólo cinco años no para pasar la página de la pos guerra, del bipartidismo, eso ya lo hicimos antes, podemos hacer de El Salvador un ejemplo para el mundo, de sacarlo adelante, si luchamos por eso, con la ayuda de Dios y con el trabajo de todos nosotros”, afirmó Bukele.

Ejemplo de eso es que “debemos dejar de matarnos, de botar basura en la calle. Nuestro país va a avanzar no tengo ninguna duda cuando veo la cara de cada uno de ustedes, porque ustedes mismos se encargarán de que se haga realidad. Que se acaba el tiempo que un grupo empujaba hacia un lado y otro hacia otro lado, de ahora en adelante todos empujaremos hacia adelante, hacia donde queremos ver a nuestro país”, afirmó.

También afirmó que gobernará no sólo para los 7 millones de salvadoreños que viven en el país, también para los más de 3 millones de compatriotas alrededor del mundo.

Gabinete de Gobierno en secreto

También habló de que ha escogido al mejor Gabinete de Gobierno integrado por primera vez en la historia reciente con paridad de género.

Bukele habló de no reciclar funcionarios de administraciones anteriores, pero ayer nombró a Nelson Fuentes como ministro de Hacienda, cargó que ocupó en el gobierno anterior desde marzo de 2018 cuando Carlos Cáceres fue removido del cargo.

También juramentó a Rogelio Rivas, expresidente del Instituto de Desarrollo Municipal (ISDEM) como el nuevo ministro de Justicia y Seguridad.

Además de las ocho funcionarias que fueron dadas a conocer previamente por Bukele en redes sociales, se suman: María Luisa Hayem Breve, como ministra de Economía; el sindicalista municipal de Astram, Óscar Rolando Castro, fue juramentado como ministro de Trabajo; como ministro de Defensa Nacional, René Francisco Merino Monroy; el nuevo ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Salvador Anliker Infante.

La juramentación fue en un salón interno del Palacio Nacional en secreto. No hubo acceso a ningún medio.

El Salvador


Donald Trump felicita al presidente Nayb Bukele

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por medio de su cuenta de twitter expresó sus felicitaciones al recién juramentado presidente salvadoreño Nayb Bukele.

«Estados Unidos está listo para trabajar con Nayib Bukele para promover la prosperidad en El Salvador y el Hemisferio”, dijo el mandatario de la nación mas poderosa del mundo en twitter.

El gobierno del FMLN durante la gestión de Salvador Sánchez Cerén tuvo un ligero distanciamiento con Estados Unidos.

El principal malestar del gobierno de Donald Trump son caravanas de inmigrantes, y reiterada ocasiones el mandatario estadounidenses criticó a los países de centroamérica de no hacer nada para detener a los inmigrantes.

Bukele, desde que estuvo en la campaña electoral buscó el acercamiento con funcionarios de los Estados Unidos , en especial con la embajadora Jean Manes.

La Página


Amigos, socios y parientes en el nuevo Gobierno

El núcleo principal del gabinete de Nayib Bukele está compuesto por 14 personas de su círculo de confianza, entre socios comerciales, amigos de infancia, empleados de sus empresas familiares o fundadores y dirigentes de Nuevas Ideas, el partido creado para impulsar su candidatura y para el que Bukele ya ha pedido apoyo en las elecciones legislativas de 2021.

Hasta el momento de su juramentación, al mediodía del 1 de junio, la conformación del gabinete fue el secreto mejor guardado del nuevo gobierno. Bukele, un político reacio a las críticas y a la fiscalización de la prensa, incluso llegó a decir, ya como presidente electo, que revelaría nombres solo un mes antes del traspaso “porque al saberse [los medios] van a empezar a ver quién se divorció, si fumó marihuana, si lo arrestaron…”, como insinuando que no quería indagaciones sobre el pasado de sus futuros funcionarios. Casa Presidencial impidió incluso el acceso de la prensa nacional e internacional al acto formal de nombramiento, pese a que en los días previos a la toma de posesión había indicado por escrito que sería una actividad abierta a los periodistas acreditados para la toma de posesión. Al cierre de la jornada no se había siquiera emitido un comunicado oficial con los nombres y hojas de vida de los nuevos funcionarios, con excepción de las seis ministras anunciadas durante el mes de mayo.

El sábado, minutos después de la toma de protesta constitucional, Bukele convocó a sus funcionarios a un evento íntimo en la segunda planta del Palacio Nacional, un evento al que ni siquiera invitó a los diputados del partido Gana, el partido que se prestó como vehículo para llevarlo a la Presidencia. Un periodista de El Faro logró acceder hasta el salón en el que se llevó a cabo la juramentación y constató que entre los invitados solo estaban miembros de la familia Bukele, como su hermano Karim (uno de sus principales asesores), dirigentes de Nuevas Ideas y familiares de los nuevos funcionarios.

La conformación de su equipo, que se guardó con tanto recelo, poco a poco comenzó a revelarse cuando un orador comenzó a llamar, uno por uno, a los nuevos funcionarios. Previo a este acto, dos de los nuevos funcionarios ya ejercían el rol que les demandan su cargos, dado que son claves para cumplir con el protocolo. Para cuando Bukele presentó al gabinete, Ernesto Castro ya fungía como secretario privado de Bukele; y Conan Castro como su secretario de asuntos legislativos y jurídicos.

Conan Castro fue gerente legal de la alcaldía de San Salvador durante la administración Bukele, y recientemente lo representó ante la Corte de Cuentas de la República por las investigaciones activas en contra de las administraciones municipales del nuevo presidente, como la que indaga si el proyecto de renovación e instalación del Mercado Cuscatlán tiene irregularidades. Es también el representante legal de Nuevas Ideas. Su padre, José Leoisick Castro, es un abogado que aparece en la escritura de constitución de fundación de dicho partido.

Su puesto, según confirmaron a El Faro dos fuentes, pasará a llamarse Secretario de Gestión Legal, y será el responsable de asesorar a Bukele en materia jurídica, para la promulgación de decretos y cualquier acto legal.

Juramentacion de parte del gabinete de gobierno Bukele. 1 de junio de 2019. Foto cortesia Presidencia.
Juramentacion de parte del gabinete de gobierno Bukele. 1 de junio de 2019. Foto cortesia Presidencia.

Un socio en la Secretaría Privada

Es notorio en el gabinete de Bukele que la mayoría de amigos-funcionarios de su círculo más íntimo llegaron al 1 de junio ya con cierta práctica al haber trabajado ya sea en alguna de las dos gestiones de Bukele en Nuevo Cuscatlán y San Salvador, o en alguna oficina estatal o en alguna empresa junto a Nayib.

Uno de esos nombramientos es el de Ernesto Castro Aldana, nuevo secretario privado de la Presidencial. Viejo amigo de Bukele, ha sido socio, desde hace más de 14 años, en algunas empresas dedicadas a la venta de alimentos y espectáculos. Ernesto Castro es, además, fundador de Nuevas Ideas y esposo de la ahora ministra de Vivienda, Michelle Sol, otra amiga de Bukele y heredera de su legado político como alcaldesa de Nuevo Cuscatlán, cargo que abandona para pasar al Ejecutivo.

El cargo de secretario privado ha cobrado un realce significativo al conocerse el papel clave que Élmer Charlaix y Francisco Cáceres jugaron en el desvío de fondos reservados durante las administraciones presidenciales de Saca y Funes. Bajo su mando operativo está el control del presupuesto de Casa Presidencial y se trata de una función de máxima confianza del presidente de turno. Castro Aldana, quien aparece además como uno de los fundadores constituyentes del partido Nuevas Ideas, tiene como reto despojarse del halo de opacidad que ha caracterizado al puesto.

Por lo pronto, el nuevo funcionario todavía no se atreve a pronunciarse. El Faro le preguntó cómo funcionará la partida de gastos reservados en este gobierno, pero él no ahondó en detalles: “todo se está definiendo, todo de manera legal y transparente, como debe ser.” Su antecesor, el efemelenista Manuel Melgar, llegó a declarar en noviembre de 2018 que el Gobierno de Sánchez Cerén no permitiría que esa partida fuese auditada por la Corte de Cuentas porque su naturaleza es “secreta”.

Tres fuentes del equipo de gobierno de Nayib Bukele explicaron a El Faro que el Secretario Privado de la Presidencia de Bukele tendrá un asesor especial que trabajó en la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) hasta esta semana.

El perfil de Castro Aldana es quizá uno de los mejores ejemplos de la relación de Bukele con este grupo de 14 funcionarios-amigos. Castro ha sido socio del presidente en algunas empresas que están administradas por uno de los hermanos del presidente, Karim Bukele.

Comerciante de 48 años, también ha estado en casi todas las reuniones relevantes de Bukele a lo largo de su trayectoria política. Ya aparece con él, por ejemplo, en la fotografía una entrega de víveres que hizo Bukele a empleados despedidos de la alcaldía de Apopa en abril de 2013, siendo alcalde de Nuevo Cuscatlán. Más recientemente, acompañó a Bukele en su primera gira internacional como presidente electo, a México y Estados Unidos, Castro fue de los pocos que participaron en todo el viaje.

Su relación con Bukele no es reciente. Se remonta, al menos, 15 años atrás. En 2006, cuando Bukele tenía 25 años, creó junto a Castro una empresa para instalar y administrar restaurantes, bares, discotecas o establecimientos similares. Según el Registro de Comercio, Bukele aportó el 65 % de las acciones y Castro el 25 % para la creación de 503, S.A de C.V. Ambos ejercían de administradores únicos propietario y suplente, respectivamente, hasta que Karim Bukele sustituyó a su hermano en 2011.

Nayib Bukele y Castro Aldana fueron directivos de la empresa “Grupo Atomik”, creada en 2005 y que en 2013 cambió su nombre comercial a “Show Time”. El apoderado legal es el notario de confianza de la familia Bukele Ortez, Luis Alonso Navarrete Soto.

A Ernesto Castro se le vincula con el caso judicial de la clonación de La Prensa Gráfica, sucedida en 2016. De acuerdo a la investigación de Fiscalía, uno de los números telefónicos que fueron intervenidos para determinar posibles responsabilidades estaba a nombre de Castro, pero según la FGR era Bukele quien realmente lo usaba. Así lo determinó la Fiscalía al cotejar que las llamadas telefónicas sucedían, casi siempre, desde la residencia del político, en Nuevo Cuscatlán. Todos los involucrados en el caso fueron al final absueltos.

Su esposa, Michelle Sol, recibió de Bukele la alcaldía de Nuevo Cuscatlán en 2015 con una deuda de 3.9 millones de dólares. En 2003 fue procesada y luego sobreseída de una acusación por tráfico de personas. El escaso trabajo de investigación de la Fiscalía propició que el caso se cerrara en la etapa en que se debe construir las pruebas. Sol nunca ha dado mayores detalles de lo sucedido y se ha limitado a decir se trató de una confusión.

También el nuevo ministro de Justicia y Seguridad, Rogelio Rivas Polanco, es fundador del partido Nuevas Ideas y su delegado en San Salvador. Rivas también fue asesor personal de Bukele en la alcaldía capitalina, con un salario de 2 mil 100 dólares. Rivas solía acompañar a Bukele en viajes para conseguir adeptos, como cuando en septiembre de 2017 visitaron Washington D.C. Rivas declaró a finales de 2017 que por su cercanía con Bukele, en ese entonces alcalde capitalino, se sentía acosado por el FMLN. Un dirigente del Frente, Miguel Sáenz Varela, había dado a entender, en marzo de 2017, que podían usar la información recabada por organismos de inteligencia del Estado para contra Rivas.

Rivas Polanco no tiene trayectoria o experiencia en seguridad pública o defensa. Es ingeniero civil y fue presidente del Instituto de Desarrollo Municipal (ISDEM) entre 2015 y 2018, una designación que por ley le corresponde al alcalde de la capital de turno. Previamente, entre 2011 y 2014, durante el gobierno de Mauricio Funes, fue gobernador del departamento de San Salvador, primero suplente y luego propietario.

Ernesto Castro brinda declaraciones tras la finalización del acto de juramentación de Nayib Bukele. Foto de Gabriel Labrador. 
Ernesto Castro brinda declaraciones tras la finalización del acto de juramentación de Nayib Bukele. Foto de Gabriel Labrador.

La familia Anliker

Federico Gerardo Anliker López, el secretario general de Nuevas Ideas, es amigo de infancia y juventud de Bukele. La relación entre ambos inició siendo estudiantes de secundaria, en los primeros años de los 90, según recuerda Óscar Picardo, académico de la Universidad Francisco Gavidia, que les impartió clases. “Nayib Bukele era una alumno promedio. Era bastante callado. En su grupo de amigos estaba Federico Anliker. Eran estudiantes en el rango de lo normal”.

En 2012 Bukele se asoció con gente cercana a José Luis Merino y con una empresa del Grupo Alba Petróleos, Inversiones Valiosas, para operar el Canal TVX, y nombró a Federico Anliker como vicepresidente. En abril de 2018, Anliker dijo a El Faro que desde hacía mucho tiempo se había desligado de ese cargo en el canal, administrado por la sociedad Starlight S.A de C.V. Anliker se convirtió en 2018 en Secretario General de Nuevas Ideas.

Primo hermano de Federico Anliker es Pablo, el empresario agrícola de 41 años que ha sido designado como nuevo ministro de Agricultura y Ganadería. Aparte de su trayectoria en el partido Nuevas Ideas, donde es el representante para el departamento de La Libertad, ha sido representante legal de la empresa Precocidos S.A de C.V. que comercializaba arroz y frijol de de la marca Alba, parte del conglomerado financiado por Alba Petróleos El Salvador.

Alba Petróleos es una amplio conglomerado de empresas ligadas al FMLN y bajo control del dirigente de izquierda José Luis Merino, y la Fiscalía la investiga por lavado de dinero. El viernes 31 de mayo, la FGR allanó 25 sociedades vinculadas a Alba. El Faro reveló en 2016 que las empresas Alba trasladaron $290.6 millones a empresas ubicadas en Panamá, un paraíso fiscal donde no pagan ningún impuesto. En el país, Alba invirtió en sociedades dedicadas a la venta de combustibles, constructoras y en el canal TVX, del que Federico Anliker fue vicepresidente.

Pablo Anliker también participó en un altercado en las instalaciones del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en diciembre de 2018, cuando los seguidores de Bukele creyeron que la institución estaba cambiando los colores de la bandera en la papeleta de votación de las presidenciales de febrero. Pablo Anliker y su primo Federico mantuvieron cercadas las oficinas del TSE e impidieron la salida de decenas de empleados por horas, mientras sus simpatizantes gritaban y golpeaban los portones.

Federico Anliker, secretario de Nuevas Ideas, en el inicio del proceso de inscripción formal como partido político ante el TSE. 4 de abril de 2018.

Federico Anliker, secretario de Nuevas Ideas, en el inicio del proceso de inscripción formal como partido político ante el TSE. 4 de abril de 2018.

Desde la alcaldía y del FMLN

Mario Durán, el nuevo ministro de Gobernación, fue uno de los primeros presentadores del canal TVX, ligado a Bukele y del que Federico Anliker fue directivo. En 2015 Bukele lo incluyó entre sus concejales para la alcaldía de San Salvador. Durán ejerció varias veces de alcalde interino cuando el titular, entonces político del FMLN, se ausentaba.

Bukele confió en él hasta el punto de designarlo como uno de los responsables del diálogo de la alcaldía de San Salvador con las pandillas. En una investigación publicada a mediados de 2018, El Faro confirmó que Durán fue parte del equipo que Bukele integró para acercarse a estas estructuras criminales y buscar que éstas no fueran un obstáculo para las actividades y proyectos de la municipalidad.

Ahora Durán tendrá el cargo que dejó Arístides Valencia, el exministro de Gobernación con el FMLN, que siendo diputado se sentó con líderes de la Mara Salvatrucha y el Barrio 18 durante la campaña 2013-2014 para que estas incidieran a favor de Sánchez Cerén en la elección presidencial que terminaría ganando .

En la elección municipal de 2018, Durán fue candidato a concejal por el FMLN en la planilla encabezada por Jackeline Rivera, después de que el partido expulsara a Bukele. Faltando nueve días para la elección, en febrero de 2018, Durán anunció sorpresivamente que renunciaba a la candidatura por considerar que el FMLN había perdido el rumbo. En la breve rueda de prensa en la que anunció su salida, lo acompañaba uno de los asesores en comunicación de Bukele, Ernesto Sanabria, que ha acompañado al ahora presidente desde la campaña municipal de 2012.

En la última campaña presidencial, Durán fue emisario de Nuevas Ideas para San Salvador y vocero del candidato, ahora presidente electo.

Otra funcionaria que tuvo sus orígenes en el FMLN y acompaña a Bukele desde su gestión en Nuevo Cuscatlán es Carolina Recinos, quien será designada Comisionada Presidencial para supervisar al gabinete de ministros. Recinos asesoró entonces a Bukele en sus negociaciones con empresas que intentaban construir urbanizaciones en Nuevo Cuscatlán.

Recinos fue también gerente general de la alcaldía de San Salvador cuando la dirigió Carlos Rivas Zamora entre 2003 y 2006. Fue militante del FMLN hasta que este partido la expulsó tras un proceso disciplinario.

Recinos también está vinculada a TVX. Asumió funciones de coordinadora editorial del equipo de prensa a mediados de 2013. El 2 de marzo de 2015, Recinos fue una de las invitadas especiales que acompañó la proclamación de Bukele como nuevo alcalde de San Salvador. En aquel momento, algunos efemelenistas veían que la presencia de Recinos y otros colabordores de Bukele representaba el regreso al FMLN de aquellos que habían desafiado la línea dura representada por Schafik Hándal.

Hay al menos otros cinco nuevos funcionarios que trabajaron para la administración Bukele en San Salvador entre 2015 y 2018. Suecy Callejas, Ministra de Cultura, fue Secretaria de Cultura de San Salvador; Rolando Castro, Ministro de Trabajo, fue gerente de parques y jardines; Sofía Medina, nueva Secretaria de Comunicaciones, tuvo un puesto similar en la municipalidad; Vladimir Hándal será designado Secretario de Tecnología y durante la gestión capitalina de Bukele fue el Gerente de Informática; mientras que Fernando Andrés López Larreynaga, nuevo ministro de Medio Ambiente, ocupó el cargo de Gerente de Catastro.

Nayib Bukele celebra los resultados obtenidos en la elección presidencial del 3 de febrero de 2019. Lo acompaña su esposa Gabriela Rodríguez, quien fue la encargada de la plataforma de educación del candidato. Foto de Luis Acosta, AFP

Nayib Bukele celebra los resultados obtenidos en la elección presidencial del 3 de febrero de 2019. Lo acompaña su esposa Gabriela Rodríguez, quien fue la encargada de la plataforma de educación del candidato. Foto de Luis Acosta, AFP

Un gabinete construido en familia

Tras el triunfo del 3 de febrero, han pasado cuatro meses de trabajo en los que la información sobre la conformación del gabinete de Bukele se ha manejado con extrema discreción por parte de su entorno más cercano. Una pieza clave en los primeros nombramientos anunciados, seis ministras sin apenas pasado político y con trayectoria profesional en distintas ramas, es la esposa del nuevo presidente, Gabriela Rodríguez.

El primer nombramiento anunciado por el nuevo presidente es de hecho el de una persona cercana desde hace años a la familia Bukele y amiga personal del mandatario y su esposa, la canciller Alexandra Hill Tinoco. Hill, con trayectoria en prevención del consumo de drogas, trabajó durante los últimos años en ese mismo campo para la Organización de Estados Americanos. En su primera entrevista periodística tras el anuncio de su designación, en el canal televisivo TCS, el 3 de mayo, Hill confirmó que conoce a Bukele “desde hace años” y que este la invitó a ser Ministra en una reunión en su propia casa.

“El área social, de salud y educación, lo estuvo viendo Gaby”, dice una fuente que conoció del proceso de conformación del gabinete. “No sé si tuvo la última palabra, pero sí fue importantísima en la elección de las personas del gabinete”. El 19 de mayo, Carla Evelyn Hanania de Varela fue nombrado ministra de Educación y el 27 de mayo, Ana Orellana Bendek fue designada como ministra de Salud. La primera no tiene ninguna cercanía conocida en el círculo íntimo de Bukele, pero la segunda llegó a conformar la mesa técnica en salud de Nuevas Ideas.

Gabriela Rodríguez fue influyente en el área social desde la campaña presidencial. En enero de 2019, El Faro intentó obtener entrevistas con el equipo de campaña de Nayib Bukele para hacer preguntas sobre su plataforma de educación. Miguel Kattán y Paul Steiner, entonces voceros del candidato, señalaron que Rodríguez tenía la última palabra en ese tema. Ni durante la campaña ni tras la victoria de Bukele en las urnas, aceptó dar una entrevista. El 19 de febrero de 2019, Kattán volvió a responder: “la coordinación (sobre las apuestas de educación del nuevo gobierno) la lleva ella totalmente y ahorita no está dando entrevistas”.

Ibrajim Bukele, uno de los hermanos del presidente que también trabajó como reclutador de funcionarios públicos para el gabinete, confirmó a El Faro que Rodríguez fue determinante en los nombramientos del gabinete social y que él, desde hace tres meses, llevó a cabo al menos 270 entrevistas que sirvieron al presidente como filtro para el área de economía y energética. “Los nombramientos dependían al final del presidente”, dijo sin profundizar en los perfiles elegidos para los cargos.

Tres personas que conocieron de cerca el proceso y que aceptaron hablar bajo condición de anonimato señalaron que la sede de la empresa Yamaha, cerca de la Alameda Roosevelt, sirvió como centro de reclutamiento. Ibrajim Bukele dijo de que no todas las entrevistas se llevaron a cabo en esa oficinas, propiedad de la familia del presidente. “Ahí era solo yo. Había varios grupos, cinco grupos que estaban haciendo entrevistas en diferentes áreas para hacer llegar un listado filtrado al presidente”. Ibrajim Bukele mencionó que en otro de los grupos estaban el empresario Adolfo Salume y el economista Luis Membreño. “Ellos tenían un grupo por su lado y quisieron dar sus propuestas. Al final no se les dijo que no. Fueron bienvenidos a que dieran sus propuestas”, dice el hermano del presidente.

Resulta curioso, sabiendo esto, que un gerente comercial de Yamaha Motors, haya sido juramentado este sábado como nuevo ministro de Obras Públicas. Se trata de Edgar Romeo Rodríguez, licenciado en Economía por la Universidad Centroamericana UCA. Antes de trabajar para la familia Bukele, Rodríguez fue pasante de la Superintendencia de Competencia durante el año 2013. En su nuevo cargo tendrá bajo su responsabilidad la ejecución de un presupuesto anual que en 2018 fue de 216 millones de dólares.

El nombramiento del único sobreviviente del gobierno del FMLN, el ministro de Hacienda Nelson Fuentes, es según Ibrajim Bukele, provisional. “Hasta donde yo sé, su nombramiento es como interino”. En sus redes sociales, Fuentes celebra su permanencia en el cargo como quien ocupa un cargo con futuro.

Dos días antes de la juramentación, El Faro reveló que Fuentes, que oficialmente ocupaba el cargo ad honorem,duplicó en realidad su salario legal como ministro gracias a un contrato secreto como asesor de su propio despacho, un documento que él mismo firmó y que contó con la venia de Casa Presidencial. Así, Fuentes pasó de ganar 5,000 dólares como “asesor de despacho” a ganar 7,500 siendo ministro, aunque el pago que la Ley de Salarios fija para ese cargo no alcanza los 4,000 dólares.

Tras el acto de juramentación, El Faro preguntó a Fuentes si los funcionarios del nuevo gobierno devengarán el sueldo aprobado por Ley de Salarios o si tendrán un complemento u otra forma de contratación. El funcionario dijo no tenerlo claro todavía. “No tengo definido nada”, dijo. “Hay que consultar con los secretarios. No tengo una respuesta para usted”, añadió. Por años, y al menos en los últimos cinco gobiernos, los principales miembros de cada gabinete han recibido sobresueldos provenientes de la partida secreta de la presidencia, sin declararlos a Hacienda ni pagar impuestos por ellos.

Adolfo Salume asistió a la toma de posesión como invitado. El empresario, es secretario general del partido Democracia Salvadoreña, que compitió contra Nayib Bukele en las elecciones presidenciales del 2 de febrero de 2019 como parte de la Alianza por un Nuevo País, encabezada por Arena y con Carlos Calleja como candidato.

Un pariente del presidente que tendrá un cargo en el nuevo gobierno es Miguel Kattán, tío de los hermanos Bukele y director de administración de la comuna capitalina durante la administración Bukele. En Nuevas Ideas también ostentó el cargo de secretario nacional para el desarrollo económico y social. Kattán Ayudó a Nayib Bukele a conseguir apoyos económicos para su campaña y coordinó las mesas técnicas para la conformación del Plan Cuscatlán.

Pero la gran incógnita sobre el peso que este círculo de familiares, socios, y amigos de infancia tendrá en el gobierno de Nayib Bukele se centra en dos personas que por el momento no tienen un cargo oficialmente asignado y cuyo papel en la nueva administración está por definir: Karim Bukele y Arena ortega.

Ortega, hermana de Gabriela Rodríguez, ocupó cargos en la embajada de El Salvador en Washington y ha sido pieza clave en la gestión internacional de Nuevas Ideas, especialmente en Estados Unidos. Fue asesora de despacho de Bukele mientras este fue alcalde de San Salvador y se vio envuelta en una polémica por el posible nepotismo del ahora presidente al contar con ella, Kattán y su hermano Yamil como colaboradores en la municipalidad.

Mientras Yusef Bukele fue fundador de Nuevas Ideas, el encargado de organizar Nuevas Ideas TV, e hizo, por ejemplo, labores de vigilancia e urnas el día de la elección presidencial como jefe de centro en Cifco; Karim fue jefe de la campaña presidencial de Bukele, y es el hombre al que varias fuentes consultadas para este reportaje señalan como principal asesor, consejero y estratega de su hermano Nayib durante los últimos años.

El día de la toma de posesión, Karim Bukele dijo a El Faro que no tendrá un puesto en el Gobierno y que su trabajo con su hermano terminó tras la campaña.

Aunque el corazón del gabinete ya está decidido, y a pesar de que la primera sesión del consejo de ministros está prevista para este domingo 2 de junio, decenas de nombramientos aún son inciertos. De los 89 nombramientos que conforman la estructura del Ejecutivo aún falta designar 26 viceministerios, cuatro secretarías presidenciales, 24 autónomas, cinco direcciones de bancos o financieras estatales, y las cabezas de ocho instituciones reguladoras. En total, más de medio centenar de altos funcionarios no han sido aún juramentados.

Tres miembros del equipo de trabajo del presidente Bukele explicaron a El Faro que una de las primeras acciones de esta administración será la reducción de algunos ministerios y la desaparición o transformación de las secretarías presidenciales. Las fuentes aseguran que la Secretaría de Transparencia y Participación Ciudadana desaparecerá y se creará una Secretaría de Integridad Pública que dependerá de la vicepresidencia de Félix Ulloa. Las fuentes hablaron en anonimato porque la estrategia de comunicaciones de este gobierno es centralizar la información: la vocería principal de lo que pueda comprometer la imagen del gobierno la tendrá el mismo Nayib Bukele.

“Se ha discutido la posibilidad de eliminar casi todos los viceministerios, pero parece que es algo sólo puede hacerse vía la Asamblea Legislativa. Por eso empezarán por lo que puede hacerse vía decreto presidencial”, explicó un miembro del equipo que ha discutido este tema con el presidente Bukele. “Se quiere recortar grasa al Estado”, agregó.

El Faro